Close
Skip to content

Paleta de Bellota 100% ibérica

Desde: 99.00

Paleta de bellota 100%  ibérico, pezuña negra y grasa exterior dorada y brillante con consistencia blanda. En el corte se observa tonalidades fundidas a rojos, rosas y ocres, con numerosas infiltraciones de grasa vetada blanca rosácea y brillante. Su sabor se funde en el paladar suave y delicadamente.

– paleta de Bellota 100% ibérico
– Maduración en Bodega
– Secado natural en Sierra Morena

– Sellos de calidad 

Precio variable según peso y formato

Limpiar

Descripción

La paleta de bellota ibérica 100% raza ibérica es la máxima expresión de los sabores y aromas del jamón ibérico. De menor tamaño que el jamón pero igual de deliciosa. Es una pieza que procede de cerdos ibéricos 100% cuidadosamente seleccionados, criados en libertad en las Dehesas de Sevilla, Huelva y Extremadura, y alimentados a base de bellotas. Un producto creado para los paladares más exigentes pero que quieren adquirir una pieza de menor tamaño que el jamón.

Elaboración

De elaboración natural y artesana, nuestras piezas son curadas en nuestros secaderos y bodegas durante un periodo que oscila entre 20-22 meses.

Ingredientes

Jamón de cerdo 100% ibérico y sal marina. Libre de gluten y lactosa.

Recomendaciones para consumir

Para consumir la paleta de bellota ibérica 100% raza ibérica hay que tener presentes ciertos factores que determinarán en gran medida su sabor, aroma y textura.

Disfrútala en lonchas  muy finas a temperatura ambiente de entre 22 y 27ºC. La loncha perfecta debe ser fina, que entre fácilmente en nuestro paladar. Si es demasiado gruesa, el sabor del jamón se desvanecerá al masticarlo. Lo ideal al cortar la loncha es que veamos el cuchillo a través del corte.

Conservación

Las paletas, al igual que los jamones, son productos que no necesitan refrigeración, por lo tanto, no tienes que meterlo en la nevera. Simplemente consérvala al aire libre y en un sitio oscuro.

Para una correcta conservación de la pieza hasta su consumo total, es importante evitar que se reseque tras su primer corte. Para ello, una vez abierta, cubre la zona descubierta con una loncha fina de tocino y con un paño de cocina.